Pasadores de Repetición de la Cruz de Hierro

Texto extraído del libro Condecoraciones del Tercer Reich, Editorial Galland Books, de Gregorio Torres Gallego.

Desde el momento en que, al comenzar la II Guerra Mundial, los alemanes decidieron reintroducir la Cruz de Hierro de 1ª y 2ª clase, se planteó la disyuntiva de qué habría que hacer cuando un militar ganase una Cruz de las otorgadas a partid de 1939 cuando ya estuviera en posesión de otra otorgada durante la contienda de 1914-18. Parece ser que fue el mismo Hitler quien optó por instituir unos pasadores con la forma del distintivo nacional (Aguila con esvástica) sobre la fecha “1939” para indicar que un veterano condecorado durante la I Guerra Mundial había vuelto a  obtener la Cruz de Hierro a partir de 1939.

Ejemplar de un Pasador de Repetición de la Cruz de Hierro de 1ª Clase

Tanto en el caso de la 1ª como en la 2ª Clase, estos pasadores tomarían, como ya se ha apuntado, la forma del emblema nacional de la Alemania del Tercer Reich, con un águila real con la cabeza girada a su izquierda sujetando con sus garras una esvástica rodeada por una guirnalda de hojas de roble. Bajo el conjunto se situaría una caja de forma trapezoidal, con la base más estrecha que el lado superior, donde aparecería inscrita la fecha de 1939. Existen ejemplares de primera época donde los lados laterales de caja son curvos, sin que se sepa el motivo de dicha irregularidad. Estos ejemplares doblan su precio en el mercado del coleccionismo con respecto a las piezas normales con lados rectos.

Los pasadores medían entre 29 y 31 milímetros de altura, pero el de la EKII tenía una anchura de punta a punta de las alas de esas mismas dimensiones, mientras que el de la EKI llegaba a los 44 ó 45 milímetros. También se diferenciaban en el sistema de enganche y en la forma de lucirlo, ya que el de 2ª Clase iba cogido con cuatro pestañas de casi 20 milímetros de longitud a la cinta de la Cruz de Hierro de 2ª Clase de 1914 que se lucía cosida al segundo ojal de la guerrera, en tanto que el de 1ª Clase se sujetaba con un alfiler o un tornillo justo por encima de la EKI de 1914 en el bolsillo izquierdo de la guerrera. En el caso de la Cruz de Hierro de 1ª Clase, se pueden encontrar raramente algunos pasadores donde soldados directamente sobre el brazo superior de la Cruz de Hierro de 1914.

Ejemplar de un pasador de repetición de la Cruz de Hierro de Segunda Clase situado sobre una cinta de la I Guerra Mundial listo para ser prendido en el ojal de la guerrera

Del pasador de repetición de la EKII también existió una variante de menores dimensiones, de entre 23 y 26 milímetros de envergadura, denominada popularmente como “tamaño princesa”, que se cogía con las dos únicas pestañas que llevaba en su reverso a la cinta de la Cruz de Hierro de 2ª Clase de 1914 en los pasadores de gala, función para la cual se fabricó en exclusiva.

Ya que casi todos los pasadores de repetición se fabricaron y concedieron en los dos primeros años de la contienda, antes de que comenzasen las restricciones en el uso de metales de calidad para los talleres y fábricas de condecoraciones, en su gran mayoría están confeccionados en latón o Buntmetall y acabados en níquel-plata, aunque después se manufacturaron también muchos ejemplares de aleaciones más pobres, denominadas en Alemania  Kriegsmetall, cuyo baño plateado se ha ido perdiendo con facilidad. También existen piezas del pasador de la EKI fabricadas en plata de ley.

Casi un 50% de estos pasadores llevaban marcado en el reverso el número del LDO del fabricante y se presentaban en cajitas de diversa forma, color y tamaño, existiendo algunas que contenían el conjunto de 1ª y 2ª clase.

Según datos oficiales, hasta marzo de 1942 se habían concedido un total de 102.225 pasadores de repetición de la EKII y 29.385 de la EKI, otorgándose ya tan sólo unos pocos de cada clase con posterioridad a dicha fecha.

Pasador de I Clase colocado sobre una cruz de 1914 tal y como marcaban las ordenanzas

Publicado en Piezas.