Distintivos de Herido en combate de la II Guerra Mundial

Por Gregorio Torres Gallego. Extraído de la obra Condecoraciones del Tercer Reich, Galland Books. Valladolid, 2008

Aunque en mayo de 1939 se había reintroducido el Distintivo de Herido en combate que había estado ya en vigor para premiar a los combatientes de la I Guerra Mundial para condecorar a los soldados alemanes que habían sufrido alguna lesión en el frente mientras servían en la Guerra Civil Española en las filas de la Legion Condor, en septiembre de ese mismo año, tras la invasión de Polonia y el estallido de la II Guerra Mundial, se añadieron una serie de modificaciones que alteraron levemente su diseño y sus condiciones de otorgamiento.

En efecto, el día 1 de septiembre de 1939, Hitler reinstituyó esta distinción cambiando ligeramente su aspecto, al sustituir la silueta del casco Modelo 1916 por la del Modelo 1935, simplificar el nivel de detalle de las hojas de laurel en la guirnalda  y aumentar ligeramente su altura, hasta llegar a los 44 milímetros. Por supuesto, la esvástica se mantuvo en el centro del casco, tal y como ya figuraba en los distintivos entregados a los heridos de la Legion Condor.

Distintivos de Herido alemanes de la I y II Guerra Mundial, ambos en Categoría Negro. Véanse las diferencias de diseño en la guirnalda y en el casco.

Se respetaron también las tres categorías existentes en la I Guerra Mundial: Negro (por una o dos heridas), Plata (por tres o cuatro) y Oro (cinco o más), accediéndose directamente al de Plata en caso de que la herida supusiese daños cerebrales, pérdida del oído, de una mano, de un pie o de un ojo, y lográndose el de Oro cuando el daño sufrido conllevaba ceguera, invalidez o esterilidad totales. Al margen de los causados por el fuego enemigo, el único daño corporal que podía computarse a efectos de lograr estas distinciones fue la congelación.

No sólo los soldados eran susceptibles de recibir estos distintivos. Además de las Fuerzas Armadas, miembros de las organizaciones civiles uniformadas del Tercer Reich (Juventud Hitleriana, Servicio del Trabajo, Ferrocarriles…) podían obtenerlos desde que se instauró el programa de Guerra Total en marzo de 1943, tras la derrota de Stalingrado. Hay que decir también que, mientras que en la I Guerra Mundial los miembros de la Marina tenían un distintivo propio con un ancla como motivo principal, en la II Guerra Mundial no se hicieron distinciones, concediéndose el mismo modelo a los militares del Ejército, la Armada y las Fuerzas Aéreas.

Las piezas en Negro se fabricaron durante los primeros años de la guerra en latón estampado pintado de negro, para pasar después a confeccionarse en aleación de hierro y finalmente en aleaciones de cinc. Los de Plata y Oro eran macizos, aunque hay ejemplos huecos, fabricándose todos ellos en Buntmetall en un principio y en aleaciones más ricas en cinc en la segunda mitad de la contienda. El número LDO de los más de veinte fabricantes que produjeron estos distintivos solía estamparse en el reverso de un tanto por ciento muy elevado de las piezas distribuidas. El alfiler utilizado, con muy pocas excepciones, era tipo aguja, de apariencia mucho más frágil que los que se encuentran habitualmente en otros distintivos militares, aunque la verdad es que resultaban más seguros que los alfileres planos más anchos, de aspecto más robusto.

Reverso de un ejemplar de categoría Plata. Obsérvese el alfiler de fina aguja y el aspecto macizo propio de las categorías Plata y Oro.

Los Distintivos de Herido en Negro se solían entregar en un sobre de papel con el nombre de la pieza impreso, mientras que los de Plata y Oro en los primeros años iban estuchados en cajas de color negro o burdeos, haciéndose común más tarde el uso de sobres de papel también para la categoría de Plata.

Existió también una versión impresa en tela que se utilizó tan sólo residualmente, de la cual sólo hemos encontrado ejemplos en Negro y Plata.

Como curiosidad diremos que los certificados de concesión solían estar firmados directamente por los oficiales médicos de los hospitales donde se atendía a los heridos.

Publicado en Piezas.