Distintivo de Herido para combatientes de la Legion Condor

Por Gregorio Torres Gallego. Extraído de la obra Condecoraciones del Tercer Reich, Editorial Galland Books. Valladolid, 2008

Aunque curiosamente Adolf Hitler decidió no reinstituir la Cruz de Hierro para premiar el valor demostrado por sus hombres en la Guerra Civil Española, lo que ha querido ser interpretado erróneamente como un intento de desmarcar al gobierno alemán de la intervención en la contienda hispana, sí aprobó el 22 de mayo de 1939 la reintroducción del Distintivo de Herido utilizado en la I Guerra Mundial para recompensar a los veteranos de la Legion Condor que habían sufrido heridas en España.

Al hacerlo, se limitó a recuperar el diseño tradicional del distintivo de Herido en Combate utilizado por el Ejército de Tierra alemán entre 1914 y 1918, consistente en un casco de acero del Modelo 1916 superpuesto a dos espadas cruzadas, cerrándose el conjunto con una guirnalda de hojas de laurel ovalada de 37 X 42 milímetros. La modernización o “nazificación” del distintivo vino dada por la adición de una esvástica sobre la superficie del casco, en el mismo centro del distintivo metálico. El espacio remanente entre la guirnalda, las espadas y el casco podía aparecer troquelado o relleno con una superficie punteada, mientras que pueden encontrarse ejemplares con el reverso plano o hueco, estampado, llevando en este último caso en su parte posterior una imagen en negativo del diseño del distintivo. En todos los casos, en el reverso se encuentra un alfiler y su enganche para sujetar el Distintivo a la guerrera, aunque también se fabricaron ejemplares que se prendían con un tornillo y una placa, lo que le proporcionaba mayor sujeción. Estos últimos modelos habían de adquirirse privadamente en tiendas de efectos militares.

En todas sus variantes carecían de marcajes de fabricante y estaban confeccionados en material de muy buena calidad, en una aleación de latón muy rica en cobre.

Retomando la tradición de la I Guerra Mundial, esta pieza, que se conoce en el argot de los coleccionistas de medallas alemanas como “Distintivo Español de Herido”, podría ir coloreado en negro, plata u oro, según el receptor hubiera sufrido una o dos heridas, tres o cuatro, o bien cinco o más, respectivamente. No obstante no se concedió ningún ejemplar en oro a los veteranos de la Guerra de España, mientras que el de plata sólo se otorgó una vez y el negro en 182 ocasiones. El color negro se lograba mediante la adición de una laca negra brillante, muy parecida a la pintura moderna, mientras que los acabados en oro y plata tenían una excelente calidad, al ser aplicados al fuego, con lo que se aseguraba su resistencia frente al uso y la limpieza continuada de la pieza durante mucho tiempo.

Anverso de un ejemplar del Distintivo de Herido en Plata para combatientes de la Legión Condor. El color plata suele ennegrecerse a consecuencia de la oxidación natural del baño de dicho metal

Las cifras apuntandas no se corresponden con la gran cantidad de distinciones de este tipo que se entregaron con posterioridad y que han llegado hasta nuestros días, por lo que se han dado diversas explicaciones a su abundancia. Hay quien apunta que esta clase de Distintivo de Herido se fue entregando tan solo a excombatientes de la Legion Condor que sufrieron heridas durante los combates de la II Guerra Mundial, lo cual unas veces es corroborado, y otras muchas desmentido por las evidencias halladas en multitud de casos.

Hay otra versión que apunta a que los ejemplares de este modelo entregados durante las primeras fases de la II Guerra Mundial procedían de los remanentes fabricados para ser entregados a los heridos de la Condor, pero ello no explica la cantidad de variantes que existen, ni la existencia de distintivos en oro, ni el elevado número de ejemplares que se distribuyeron.

Desde mi humilde punto de vista, lo que debió ocurrir es que, al estallar la II Guerra Mundial, cuando se reinstituyó el 1 de septiembre de 1939 el Distintivo de Herido para los combatientes alemanes en la campaña de Polonia, algunos fabricantes se lanzaron a producir ejemplares de esta pieza sin haber recibido aún las directrices del nuevo diseño que, como veremos más adelante, se modificó ligeramente. Una vez fabricados, a pesar de no ser el modelo oficial para la nueva contienda, los fabricantes dieron salida a sus stocks tan pronto como pudieron, antes de empezar a distribuir el nuevo modelo, permaneciendo diversos lotes en los depósitos de Intendencia de la Wehrmacht hasta que fueron entregados poco a poco.

Reverso del ejemplar anterior donde se observa con más nitidez la oxidación oscura del baño de plata. Ello suele hacer creer a muchos coleccionistas poco avezados que estos ejemplares son en Categoría Negro, cuando en realidad lo son de Plata.

Publicado en Piezas.