Distintivo de Asalto de Infantería

Por Gregorio Torres Gallego. Extraido de la obra Condecoraciones del Tercer Reich I, Galland Books. Valladalid, 2008. 

Debido a su amplia distribución entre los hombres de la numerosas divisiones de infantería de la Wehrmacht y de las Waffen SS, el Distintivo de Asalto de Infantería, en sus dos versiones, Plata y Bronce, se ha convertido en uno de los distintivos de combate más conocidos de la militaria del Tercer Reich.

El Infanterie-Sturmabzeichen (ISA) fue instituido por el Comandante en Jefe del Ejército de Tierra alemán el 20 de diciembre de 1939, estando destinado a reconocer la veteranía de los combatientes de infantería del Heer y las Waffen SS. Para conseguirlo había que acreditar haber participado en un mínimo de tres combates cuerpo a cuerpo disputados en días distintos a partir del 1 de enero de 1940. Debido a este último requisito de la fecha, no se pudieron tener en cuenta las luchas registradas durante la Campaña de Polonia. Los distintivos eran concedidos por el jefe de cada regimiento a propuesta de los jefes de compañía, si bien en muchas ocasiones la concesión se realizaba a nivel de estado mayor de la División, o incluso de Ejército o Grupo de Ejército.

Ejemplar de primerísima época, fabricado en chapa de latón estampada y bañado en plata

El emblema fue diseñado por los técnicos de la firma C.E. Juncker, con una guirnalda ovalada de hojas de roble, coronada por un águila de la Wehrmacht, con unas medidas totales de 61-62 milímetros de altura y 47-48 de anchura Superpuesto a la guirnalda se encuentra un fusil modelo Mauser Kar-98 con la bayoneta calada. Todo el conjunto era plateado y se confeccionaba en una sola pieza. Existieron ejemplares de diversos materiales y acabados, tanto en chapa estampada como en metal macizo, llevando todos ellos un enganche tipo alfiler. Con el tiempo la calidad de las piezas fue deteriorándose, sobre todo en las manufacturadas en Kriegsmetall (aleación pobre, muy rica en zinc) en los últimos años de guerra.

El 1 de junio de 1940 se instituyó una versión específica del Distintivo de Asalto de Infantería para las tropas de unidades de infantería mecanizada, que era idéntica al modelo anterior pero con acabado en color bronce, siendo los requisitos para su obtención exactamente los mismos. Los ejemplares en bronce más tempranos se confeccionaron en latón, dejando ver su color natural, pero rápidamente se tendió hacia aleaciones de zinc con laca color bronce, que se va perdiendo con el tiempo, haciendo que no se distingan apenas los ejemplares bañados en color plateado de los que se pintaron en tono broceado.

Reverso de un ejemplar macizo, de mediados de la guerra, con laca para acabado en Bronce. Como vemos la laca se ha ennegrecido con el paso del tiempo

Estas recompensas se entregaban en un sobre de papel que llevaban estampado el nombre de la condecoración en tinta negra, acompañadas por un diploma que en los primeros meses tuvo diseños muy cuidados elegidos por los responsables de cada división, pero que con el tiempo tendieron a una sencillez casi minimalista.

Miles de voluntarios españoles de la División Azul se hicieron acreedores a esta recompensa mientras prestaron servicio en Rusia encuadrados en el Ejército de Tierra alemán y  luchando contra el comunismo soviético. Todos ellos recibieron la versión en Plata, pues el contingente español no tenía estatus de tropas mecanizadas.

Muchos divisionarios se hicieron acreedores al Distintivo de Asalto de Infantería, como Juan de la Torre Sedeño, a quien vemos en esta fotografía luciendo la mencionada recompensa. Colección Gonzalo Rodríguez.

Publicado en Piezas.